Tacones lejanos. Los usos del zapato de tacón en la historia del vestir

Tacones lejanos

Breve historia de los tacones en el uso del calzado en la que se incluyen las peripecias de grandes personajes de la historia que marcaron tendencia. Todo ello aderezado con las reflexiones y comentarios de nuestra especialista Esther Moreno.

Bueno, bueno, bueno… llega el otoño y los meses de septiembre y octubre se convierten en el lunes de la semana. Todo son buenos propósitos como aprender inglés, francés o chino mandarín, ir al gimnasio todos los días o convertirte en esto que está tan de moda: ser runner!!! Algún día os contaré que tal mi breve e intensa vida como runner pero hoy vengo a hablaros de TACONES LEJANOS.  No de la peli de Almodóvar, donde vemos a ese Miguel Bosé subido en unos tacones de kilómetro, sino precisamente en el momento en el que a los zapatos se les añade el tacón.

Época Antigua. 

Bien sabido que existen evidencias del uso del calzado desde época prehistórica, así lo atestiguan pinturas rupestres en cuevas de España y Francia,
como testimonios arqueológicos y artísticos del uso de zapato y del oficio del zapatero durante época egipcia, babilónica, persa, griega o romana. De hecho, el que el emperador Cayo Julio César Germánico sea más conocido como Calígula se debe a que sus padres lo vestían de pequeño como un legionario romano, incluidas unas pequeñas caligae, esas sandalias realizadas con correas de cuero que eran necesarias en el atuendo de todo legionario romano y que Virgilio hace referencia a ellas en la Eneida.

Parece ser que ya en época persa o egipcia existen zapatos con tacón que sólo eran usados durante los momentos de equitación, ya que éstos hacían que el calzado encajase mejor en el estribo. Esta costumbre se retoma con mayor fuerza a mediados del siglo XV, donde ya vemos completamente consolidados los zapatos con tacón para montar a caballo; siendo éstos los orígenes de las actuales botas de cowboy. A la mente me vienen esas botas de Coyote Dax cuando bailaba su canción “No rompas más mi pobre corazón, estás pegando justo entiéndelo” … ¿habéis terminado la frase cantando la canción, eh?.

En fin… retomando el tema, que me pierdo con facilidad, junto al uso práctico que del tacón hacen los soldados de caballería, también se le da un uso estético y de d
istinción social gracias a los aristócratas europeos que los consideraron como símbolo de masculinidad y poder, ya sabéis las que uséis tacón que lo de mirar por encima del hombro mola y mucho.

De Época Moderna hasta nuestros días

Tacones ouisxiv-hyacinthe-rigaudPero las mujeres no nos íbamos a quedar detrás, y las féminas venecianas de los siglos XV, XVI y XVII, usaron los chapines, unos zapatos caracterizados por llegar a tener hasta los 50 centímetros de altura, así que ríete tu de las plataformas de los drag queen.

Sin embargo, el que se considera como el verdadero antecedente del actual zapato de tacón lo encontramos en la boda de Catalina de Médici con Enrique II de Francia donde ella lució zapatos de tacón alto. Es a partir de este momento, cuando el uso del zapato con tacón se popularizó. Tanto fue así, que conocemos al que fue uno de los zapateros del rey Luis XIV de Francia: Nicolás Lestage.

La afición por llevar zapatos de color rojo y tacones de unos 10 centímetros de altura queda atestiguada en varios retratos del monarca, entre ellos el realizado Rigaud  desde ese momento todo el mundo quiso llevar estos distinguidos zapatos, de ahí, que el Rey Sol -intentando evitar inútilmente las falsificaciones- promulgara un edicto en el que tan solo los miembros de su corte podrían calzar dichos zapatos. La variante femenina de este modelo aparece con Madame Pompadour y lostacones pompadour”.

La moda de llevar tacones se llegó a extender incluso a los niños y el tipo de zapato de tacón usado para cabalgar fue evolucionando hasta que el barón de Styletto, Giacomo Pirandelli, realizó a finales del siglo XVIII un calzado con un tacón de aguja para poder controlar mejor las maniobras ecuestres y servir como soporte de las espuelas.

Quién nos iba a decir que este vástago añadido a los zapatos de montar evolucionaría hasta lo que hoy conocemos como los zapatos de salón o los stilettos, cuyo mejor representante lo tenemos en esos Louboutin negros de 12 cm con suela rojo pasión.

Este amor por los tacones finalizará con la llegada de la Ilustración, pero vuelve a mediados del siglo XIX para quedarse definitivamente, eso sí, asociado principalmente a la mujer.

Conclusión

Hoy en día, nadie imagina a ninguna invitada en cualquier acto social y no vestir con un zapato de tacón, sea cual sea su forma o su altura.  Hay zapatos de todos los tipos, diseños, con tacones de más de 12 cm, plataformas o los pintados a mano como los que realiza marianloveshoes. Por tanto, quien no se ponga zapatos de tacón es porque no quiere o no puede!!

Esther Moreno

Twitter@LuciaEsthermr

Interpretando®|#TheMonumentGirl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *